Abundancia y Prosperidad

$5.00

La humanidad siempre ha vivido en un mundo de abundancia pero con una mentalidad de escasez, que ha frenado el progreso y la evolución…

SKU: LA-039 Categoría:
1) David Angulo de Haro.
Abundancia y Prosperidad Copyright 2002.
Todos los derechos reservados.

Introducción


2
“El universo es infinito. Es pura energía. Todo lo que existe es una forma de energía. Nosotros somos energía y todo lo que pensamos, hablamos o hacemos son formas de energía. Esta energía es infinita e inagotable y siempre está activa y disponible. Todo aquello que deseas, puedes crearlo desde tu propio interior, pues, como decía el filósofo Platón: “Somos demiurgos (pequeños dioses) que hemos venido a este mundo para convertir nuestras ideas y sueños en realidad” Los seres humanos tenemos un cerebro de genio. Somos grandes artífices que podemos moldear esta energía y transformarla en lo que queramos. Los grandes escultores, pintores, músicos, arquitectos, poetas y filósofos, han convertido la energía en obras que son la admiración de la humanidad entera. Estos grandes creadores no son de otro planeta, son personas como nosotros que comprendieron la ley de la abundancia, creyeron en sus capacidades, se propusieron retos, fueron consecuentes, perseveraron y dieron forma a la energía que llena el universo. Todos somos creativos y cada día transformamos gran cantidad de energía en pensamientos, sentimientos y en acciones. Nuestra vida es un proceso constante de transformación de energía, pero lo hacemos a bajo nivel, debido a que tenemos una mentalidad de escasez. Si tuviéramos una mentalidad de abundancia, realizaríamos cosas maravillosas y nos sentiríamos sabios, libres, exitosos y felices. Esta posibilidad está en nuestras manos. La gente común piensa que los grandes creativos son personas privilegiadas, a quienes todo les resultó fácil, pero no es así. Su éxito se debe a su voluntad inquebrantable y a que dedicaron su vida, en cuerpo y alma, a su proyecto. Esta es la clave para tener éxito en cualquier actividad. La humanidad siempre ha vivido en un mundo de abundancia, pero con una mentalidad de escasez (de temor, envidia, egoísmo…) que ha frenado el progreso y la evolución. La mentalidad de escasez hace a las personas inseguras, temerosas, egoístas, envidiosas y mediocres, y también frustradas, porque, en el fondo, todos sienten que han nacido para lograr cosas grandes, pero están perdidas en los vericuetos de la vida. Todos los problemas que afectan a la sociedad (ignorancia, pobreza, corrupción y violencia) son la consecuencia de una mentalidad de escasez. Donde reina una mentalidad de abundancia no existen estas lacras o están reducidas a su mínima expresión. La mentalidad de escasez se convierte en un freno terrible que impide pensar en términos de emprendimiento, de riqueza y de libertad. En esta situación, las personas se inhiben a la espera de que el mundo cambie, y, cuando la mayoría de las personas piensan de esta forma, no hay cambio posible. La mayoría de las personas pasan la vida esperando que cambien las circunstancias en vez de esforzarse en cambiar sus propias circunstancias por medio de la superación personal, por esta razón, nunca salen del hoyo. 3 En teoría, todo el mundo quiere ser inteligente, profesional, rico y feliz. Lo cual es lógico, pues hemos nacido para eso. El problema radica en que, por diversas causas (falta de educación, de disciplina, de espíritu de superación, de responsabilidad, de hábitos de lectura, de valores sólidos, etc.) tenemos una mentalidad de escasez que nos incapacita para lograr el éxito. Somos dueños de una mina de diamantes, pero somos pobres, porque no sabemos explotarla. Vivimos junto a un río lleno de peces, pero pasamos hambre, porque no hemos aprendido a pescar. Vivimos en una tierra fértil, pero no obtenemos frutos, porque no sabemos cultivarla. Vivimos en un mundo lleno de energía que vibra. Esta energía es infinita e inagotable y siempre está activa y disponible, a la espera de una inteligencia y de una voluntad que la transformen. Esta energía está a disposición de todos, sin excepción, por lo cual, es importante desarrollar una mentalidad de abundancia y aspirar a todas las cosas maravillosas que nos obsequia la vida. Esta debería ser la mayor aspiración de las personas; sin embargo, observamos cómo las personas se conforman con migajas del banquete de la vida, debido a su baja autoestima y a su mentalidad de escasez. Ahora bien, la abundancia no llega sólo por pensar en ella y desearla; necesitamos hacernos dignos de ella a través de la capacitación y de la superación permanente. Es fundamental que las familias, los colegios, las universidades y los medios de comunicación se enfoquen en generar personas con mentalidad de abundancia, en vez de perder el tiempo en asuntos banales y en actividades intranscendentes. Es la misma sociedad (padres, escuela, medios de comunicación, etc.) quienes contaminan y programan a las personas para ser mediocres. Esta mentalidad de escasez se transmite de forma consciente e inconsciente de generación en generación, por lo cual, no hay que esperar grandes cambios en el futuro. Al final, todas las promesas y reformas terminan en lo mismo, pues, resulta muy difícil cambiar la mentalidad de escasez; sin embargo, es bueno tener esperanza en que las cosas pueden cambiar, pero, lo único que podemos garantizar es nuestro cambio personal, y, si nosotros cambiamos, aunque el mundo no cambie para los demás, sí cambiará para nosotros, pues, por Ley de Causa y Efecto, recibiremos lo que merecemos en atención a nuestras acciones. La abundancia es inmensa en todos los aspectos, el problema radica en que somos imperfectos y vivimos en un proceso de evolución. Lo importante es luchar por lo positivo y alejarse de lo negativo. La humanidad progresa con rapidez, debido a unos cuantos genios creativos, pero evoluciona de forma muy lenta, porque son pocas las personas con mentalidad de abundancia y con poder de decisión, pues, los intereses creados y los poderes establecidos, hacen que el mundo esté gobernado por personas con mentalidad de escasez; por lo que, “más importante que cambiar el mundo por fuera es cambiarlo por dentro” LA-039
Categoría:

Descripción

La humanidad siempre ha vivido en un mundo de abundancia pero con una mentalidad de escasez, que ha frenado el progreso y la evolución…

EnglishSpanish